La Sombrita

La Sombrita

21 August 2019

La axila probablemente fue el primer lugar en donde te encontraste tus primeros vellos en la etapa de la pubertad. Si eres hombre, lo celebraste; si eres mujer, comenzaste a incomodarte por el hecho de que pronto las navajas formarían parte del resto de tu vida. Al menos así de blanco y negro visualizábamos el mundo en aquel momento.

Optar por eliminar los vellos con navajas es un remedio fácil, económico y rápido, pero nunca ha sido la solución. Cuando compramos algo, es con el fin de lograr un resultado, ¿no? Sin embargo, al usar navajas, el crecimiento del vello no cesa. Más bien, es evidente cómo, a las pocas horas, los vellos te vuelven a crecer.

La axila es un lugar ultra sensitivo y no siempre estamos conscientes de ello. Nos olvidamos de que en ellas se encuentran las glándulas sudoríparas, encargadas de excretar el sudor y ayudar a eliminar las toxinas de nuestro organismo. Cuando acumulamos células muertas, es más fácil que el área vaya oscureciéndose.

Además de evitar tener axilas velludas, las personas vienen a Aba por la sombrita permanente que tienen en las axilas. El contraste con el color del resto de la piel provoca objetivamente una cierta incomodidad cuando alzamos los brazos. Al comenzar la depilación láser y remover los vellos hasta la raíz en lugar de hasta la capa superficial de la piel (como lo hacen las navajas), tu axila se mantiene limpia, suave, sin vellos enterrados, y cita tras cita, notarás cambios dramáticos en el tono de esta al compararla con su aspecto cuando llegaste a Aba.

Algunas cosas en la vida es mejor experimentarlas en carne propia para convencernos. Te invitamos a una prueba gratis y comenzar con el Tratamiento Inicial para que te despidas de la sombrita y vayas por la vida con libertad y comodidad.

Otros artículos relacionados

Continua la conversación

comments